Portada

Vitaminas para mejorar la memoria

By Jamie

Vitaminas para mejorar la memoria


Las vitaminas son buenas para muchas dolencias, pero algunos creen que también pueden utilizarse como medicina preventiva. Estudios recientes en ambas las comunidades médicas y científicas han descubierto que hay ciertas vitaminas que mejoran la memoria, así como los que ayudan a prevenir la pérdida de memoria. La mayoría de las vitaminas se encuentran en la familia B de vitaminas, aunque estudios recientes indican que Omega-3 ácidos grasos también puede desempeñar un papel en la reducción de la pérdida de memoria en el tiempo.

La vitamina B6

La vitamina B6 es visto como una buena vitamina para tomar para reducir la pérdida de memoria, ya que es vital para la función cerebral. B6 ayuda en la creación de neurotransmisores en el cerebro que permiten la comunicación de las células cerebrales. Consecuentemente, se piensa que la falta de vitamina B6 para afectar la memoria, no permitiendo que las células del cerebro para recuperar adecuadamente, se registran, o retengan la información. Buenas fuentes alimenticias de vitamina B6 incluyen: pollo, carne de res, aguacates, levadura, huevos, avena, trigo, cacahuetes, nueces, arroz integral, y los plátanos.

Vitamina B12

Los estudios han demostrado que las personas que tienen un mayor nivel de B12 en sus cuerpos lo hacen mejor en las pruebas de memoria. Esta teoría parece corroborar también el hecho de que a medida que la gente envejece, se vuelve más difícil para su cuerpo para absorber vitamina B12, lo que podría explicar por qué las personas de más edad a veces tienen más dificultades para recordar cosas. Grandes fuentes de vitamina B12 son la carne, el pollo, el pescado, los huevos, las almejas, el yogur y la leche

B folato vitamina

El folato también se dice para mejorar la memoria, pero no parece jugar un factor tan importante como B12. Los estudios han demostrado que el ácido fólico vitamina B, cuando es tomada por personas de más de 60 años de edad, puede ayudar en la reducción de la pérdida de memoria. La razón de esto, los investigadores plantean la hipótesis, es que el ácido fólico y otras vitaminas de la familia B juegan un papel crucial en la síntesis química que alimenta el cerebro. Algunas buenas fuentes de ácido fólico son los frijoles, espinacas, aguacates, cacahuetes, huevos y plátanos.

La vitamina E

La vitamina E se ha demostrado en estudios para mejorar la memoria en las personas mayores mediante la reducción de la pérdida de memoria inminente y otras formas de deterioro cognitivo. Un estudio longitudinal de tres años se llevó a cabo en un hogar para la tercera edad. Aquellos residentes que incluyen la vitamina E como parte de su régimen de vitaminas demostró tener un mejor desempeño cuando su recuerdo de detalles se probaron que sus contrapartes que no habían estado tomando vitamina E. Se dice que la gente no sólo de ayuda que ya tienen enfermedades como el Alzheimer, pero también puede ser tomado como una prevención de estas mismas enfermedades. Buenas fuentes de vitamina E son las semillas de girasol, papaya, col rizada, arándanos, aceitunas, espinacas y almendras.

Omega-3 los ácidos grasos

Los ácidos grasos Omega-3 se cree que reducir el riesgo de enfermedad de Alzheimer de una persona. Aunque todavía se están realizando estudios, las primeras investigaciones indican que estos ácidos grasos, mientras que no lo hacen en cualquier cura manera, el trabajo de Alzheimer para mejorar la función general del cerebro, lo que ayuda a prevenir la enfermedad. Se necesitan más estudios, pruebas e investigaciones para encontrar la verdadera razón por la que los ácidos grasos Omega-3 parecen ralentizar la progresión de esta enfermedad. Este es un suplemento que todavía se está investigando (como no se han hecho suficientes pruebas) que comparan el uso de Omega-3 ácidos grasos para el uso de un placebo para ver si hay algún efecto de memoria positivos cuando se utiliza el graso Omega-3 ácidos. Los alimentos ricos en ácidos grasos Omega-3 son las semillas de lino, nueces, salmón, soya cocidos, halibut, camarones, tofu crudo, pargo, vieiras, y calabaza de invierno.