Portada

Psicología para ayudar a los más confianza

By Jamie

Psicología para ayudar a los más confianza


La autoconfianza es uno de los rasgos que mejora la calidad de vida de una persona. Como los adultos, los niños que aprenden a desarrollar esta cualidad a llevar vidas más felices y saludables. Como la confianza es sobre todo un estado de ánimo, las técnicas utilizadas en la psicología puede ser útil para los padres que quieren que sus hijos desarrollen este rasgo.

Desarrollo Infantil

La infancia es una época de cambios rápidos y el desarrollo. Los niños aprenden nuevas piezas de información sobre sí mismos y sus entornos en una base continua. Su capacidad para desarrollar la confianza se basa en la retroalimentación que reciben en respuesta a sus acciones. El uso de técnicas de refuerzo positivo es un método utilizado en la psicología del comportamiento para dar forma a la conducta de una persona. Al llamar la atención sobre los comportamientos y las actividades positivas, el niño comenzará a incorporar estas señales en sus actividades cotidianas.

Comunicación

Los niños son muy atentos a las cosas que llaman la atención de sus padres, ya sea positivo o negativo. La forma en que un padre se comunica con su hijo ejerce una poderosa influencia sobre lo que el niño considera importante. Un niño puede ganar confianza por la manera como los padres reconocen sus pensamientos y sentimientos. Acuse de recibo, en sí misma, es una forma de refuerzo positivo. Si un niño sabe que él va a ser alabado por comportarse de una determinada manera, lo que aumenta la probabilidad de que él buscará maneras de demostrar que el comportamiento.

Desarrollo emocional

La ansiedad y el miedo afectan a los niños en la misma manera que los adultos. Sentirse seguro acerca de una situación puede crear sentimientos de inseguridad y la duda. Estas mismas emociones también pueden ser oportunidades de crecimiento y desarrollo, cuando abordado de frente. En efecto, el desarrollo emocional de un niño afectará directamente a su sentido de confianza. La creación de un ambiente donde estos sentimientos se pueden expresar y exploraron permite a un niño a aprender habilidades de afrontamiento eficaces. Al reforzar este comportamiento, los niños aprenden a comprender sus estados emocionales y trabajar a través de ellos.

Habilidades para tomar decisiones

Los niños tienden a gravitar naturalmente hacia nuevos lugares, nuevas actividades y nuevas formas de hacer las cosas. Un creciente sentido de la independencia y un sentido natural de la curiosidad, les permite descubrirse a sí mismos a medida que exploran sus ambientes. Las nuevas experiencias pueden proporcionar oportunidades para la toma de decisiones cuando las cuestiones relativas a bien y el mal están en juego. A medida que comienzan a entender las consecuencias de sus acciones, los niños aprenden a tener confianza en su capacidad para manejar situaciones nuevas.

Estructura y Estabilidad

Estabilidad y estructura son las piedras angulares de un ambiente saludable para los niños. Confianza en sí mismo de un niño se basa en el sentido de saber qué esperar de un día a otro. Estas condiciones permiten que se sienta seguro y protegido. El establecimiento de la estabilidad y la estructura requiere que los padres ser consistente en el uso de técnicas de refuerzo positivo. La confianza se aprende como un niño llega a saber cuál es su posición en cuanto a su comportamiento, sus emociones y su capacidad para manejar nuevas experiencias.