Portada

Ejercicios para una hernia de disco cervical Neck-Fortalecimiento

By Jamie

Un disco cervical herniado es doloroso, pero va a sanar. Hacer ejercicios que fortalecen los músculos del cuello ayuda a aliviar el dolor. Es importante, sin embargo, no hay que exagerar, empujando a ti mismo en más dolor. Una vez que esté mejor, tomar nota de sus actividades y cómo los hiciste, para mantener la protección de sus discos.

Los síntomas de la Hernia de Disco Cervical

Dolor en el cuello o los omóplatos que irradian hacia abajo el brazo, acompañado de debilidad, entumecimiento y hormigueo, podría ser síntomas de una hernia de disco cervical. Es posible que tenga problemas para agarrar cosas con sus manos, y las posiciones específicas puede hacer el movimiento aún más doloroso. Todo el mundo tiene diferentes síntomas de la hernia de disco cervical.

Consulte a su médico para el diagnóstico correcto. Algunos de sus síntomas puede llegar a ser diagnosticados como síndrome del túnel carpiano, un problema con el manguito de los rotadores, o incluso la gota.

Causa

Discos del cuerpo son como almohadillas de goma entre cada vértebra. Un disco herniado queda cuando el núcleo obliga a sí mismo a través hasta el borde exterior del disco. Esto hace que la presión sobre los nervios. Debido a que los nervios espinales son muy sensibles a la presión, esto puede causar dolor, entumecimiento o debilidad.

Los discos tienen un alto porcentaje de agua, y que a medida que envejece disminución agua, lo que conduce a una menor flexibilidad del disco. Mientras esto sucede, los discos se contraen, mientras que los espacios entre ellas se vuelven más estrechas.

Levantar objetos pesados, exceso de peso corporal, aumento de la presión, las actividades repetitivas y fumar pueden reducir su fuerza de disco.

Un examen médico, incluyendo rayos X y resonancias magnéticas, detecta discos herniados y determina que se están viendo afectadas las raíces nerviosas.

Ejercicios que ayudan

Cualquier actividad debe ser lenta, modificada y controlada, para evitar más presión y dolor. La tracción puede ser útil para el dolor de disco cervical y la curación. En algunos casos, un cuello ortopédico puede proporcionar la comodidad y el descanso de su columna vertebral. Realice los siguientes ejercicios sólo bajo el cuidado de un terapeuta profesional o médico.

Flexión cervical y extensión: Traiga su barbilla a su pecho, y luego mirar hacia arriba. Esta combinación de ejercicio debe realizarse cinco veces lentamente. En la flexión lateral, bajar su oreja derecha hacia el hombro derecho. A continuación, hacer su oreja izquierda hacia el hombro izquierdo. Haga esto cinco veces. En la rotación de la columna cervical, tratar de dar vuelta a su cabeza tan a la derecha como sea posible y mantener esta posición durante cinco segundos. Repita el proceso para el lado izquierdo. Haga este ejercicio cinco veces.

Los ejercicios isométricos ayudan a fortalecer su cuello. Presione sus palmas a su frente y empuje. Mantenga esta posición durante cinco segundos, y repetir tres veces. Coloque las manos sobre el lado de la cabeza. Ahora ponerla de lado a su hombro. Repita en el otro lado. Mantenga la posición durante cinco segundos. Relax muy lentamente. Catación ambas manos detrás de la cabeza, tratar de empujar hacia atrás. Mantenga esta posición durante cinco segundos.