Portada

Efectos genéticos de gas radón

By Jamie

Efectos genéticos de gas radón


No se puede ver, oler, saborear o sentir, pero el radón es uno de los mayores riesgos para la seguridad en casa hoy. El gas que se eleva de forma natural en la roca es de hecho una toxina radiactivo. En los hogares con sótanos o mala ventilación, este gas se acumula y puede aumentar el riesgo de cáncer de pulmón para todos en la casa. El radón actúa sobre el cuerpo a nivel celular, y sus efectos se acumulan durante un largo período.

Definición de "Radón"

El radón está en todas partes. Es un subproducto de la descomposición de materiales radiactivos naturales en el suelo. Cada masa de tierra en la tierra tiene algún nivel de radón que emana de la tierra. En algunas áreas, este gas se abre paso en el suministro de agua. El radón generalmente no existe en concentraciones suficientemente altas como para presentar riesgos para la salud. En las estructuras que permiten que se acumule aire malo, sin embargo, los riesgos a largo plazo de la exposición al radón comienzan a elevarse.

Radiación

El radón produce un tipo específico de radiación conocida como radiación alfa, que consiste en dos protones unidos con dos neutrones. Técnicamente hablando, esto no es más que el núcleo de un átomo de helio. La radiación alfa tiene una carga positiva, y cuando pasa a través de la materia orgánica como las células, causa perturbaciones en el nivel atómico. La buena noticia es que la radiación alfa es la forma menos enérgica de la radiación. Le falta el poder de penetrar la piel o un pedazo de papel. Sin embargo, si se ingiere o se inhala, material que emite radiación alfa puede hacer mucho daño interno.

Mutación

Sorprendentemente, sólo una célula genéticamente alterado es necesario para iniciar el proceso que con el tiempo dará lugar a un tumor canceroso, potencialmente mortal. Como las partículas alfa atacan las células de los pulmones, son posibles muchas formas de daño. Una célula puede ser destruido de plano si el daño es demasiado grave. Por otra parte, las lesiones de una célula y sus partes a menudo pueden ser reparados. Daño a la información genética de la célula, o ADN, es el más problemático. Si no se repara o inmediatamente destruido, una célula con el ADN dañado puede convertirse en cancerosos.

Mecanismos de reparación

Daños en el material genético de una célula no es irreparable. Si se rompe una sola hebra de la doble hélice del ADN, la célula tiene mecanismos para solucionarlo. La célula puede detectar cuando el ADN está dañado y la moda las moléculas apropiadas para reparar la ruptura. Dos hilos rotos presentan más de un problema. Con la información genética rasgado por la mitad, la posibilidad de un error durante el proceso de reparación aumenta. Si dobleces no se vuelven a conectar en el lugar correcto, la célula en realidad puede producir toxinas que matan a las células vecinas. En el peor de los casos, una célula mal reparado replica y genera un tumor canceroso.