Portada

Los efectos de beber alcohol todos los días

By Jamie

Los efectos de beber alcohol todos los días


Beber un vaso de vino con una buena comida italiana o tener unos cócteles en una fiesta de cumpleaños no va a hacerte daño. Sin embargo, el consumo excesivo de alcohol al día puede ser perjudicial para su salud. Beber no debe ser un ritual diario; en cambio, el alcohol debe consumir de manera responsable y con moderación. El consumo regular de alcohol se pondrá al día con usted y podría afectar negativamente el estado general de su salud.

Aumento de peso

Una cosa importante a recordar es que cada vez que tiene una bebida alcohólica, que está tomando en calorías vacías. Usted puede beber fácilmente unos pocos cientos de calorías en una noche si tiene múltiples bebidas. Incluso si usted va al gimnasio un par de veces a la semana, sus hábitos de consumo pueden obstaculizar los esfuerzos de pérdida de peso. Si usted tiene sobrepeso, es más probable que se encuentre plagada de diabetes y presión arterial alta.

El daño hepático

El hígado es un órgano vital. El hígado tanto crea importantes proteínas que su cuerpo necesita y ayuda a mantener las toxinas de la sangre. El consumo de alcohol puede causar daño celular y la inflamación del hígado, que a su vez puede hacer que su hígado no funcione correctamente. En los grandes bebedores, daños en el hígado con el tiempo puede progresar a cirrosis, que puede ser fatal. Una vez que la cirrosis se produce en el hígado, las células hepáticas están tan dañados que la reparación ya no es posible.

Intoxicación

Si usted bebe regularmente, hay más posibilidades de que te vayas por la borda con el número de bebidas que usted consume y para intoxicarse. La intoxicación afecta directamente al cerebro, que puede nublar su juicio, hacen que usted se comporta de manera diferente de lo normal o hacer que usted se olvida. Si usted está intoxicado con frecuencia, su capacidad de funcionar adecuadamente en el trabajo y en casa se ve limitada.

Depresión

A pesar de que es probable que las bebidas alcohólicas asociados con la diversión, el alcohol es en realidad un depresor. Si usted ya sufre de la depresión, el consumo frecuente de alcohol puede aumentar los síntomas. Usted puede poner en riesgo de intentos de suicidio si usted bebe y ya está sufriendo de depresión. Si está ligeramente deprimida, en ocasiones puede tener pensamientos suicidas, pero tienen suficiente control para no actuar sobre ellos. Puesto que el alcohol trae temporalmente fuera de servicio algunos de sus barreras, puede causar daño a sí mismo bajo la influencia.