Portada

Prevención de la amputación en pacientes con diabetes

By Jamie

Como la diabetes progresa a sus etapas avanzadas, puede producir cambios dramáticos en la salud del pie. Los problemas potenciales asociados a estos cambios incluyen disminuyeron significativamente el flujo sanguíneo y daño a los nervios (neuropatía). Si se deja sin gestionar, estos dos factores pueden combinarse para causar un daño irreparable a los tejidos del pie, y en última instancia, pueden dar lugar a una necesidad de amputar el apéndice afectado. Este desarrollo extrema se puede prevenir con un seguimiento cuidadoso.

La comprensión de amputación relacionada con la diabetes

Según la Clínica Mayo, si usted está sufriendo de la diabetes avanzar, tendrá que prestar atención a diario cerca de la salud de sus pies. A medida que sus síntomas de la neuropatía se profundizan, será cada vez más incapaz de sentir cualquier daño interior o exterior del pie, tales como contusiones, roturas, úlceras, callos o ampollas. Al mismo tiempo, la disminución en el flujo de sangre a sus pies hará que el alargamiento de los tiempos de curación de cualquier lesión que pudiera ocurrir. En combinación, estos cambios dejan los pies en peligro diario de deterioro incontrolado, lo que lleva al desarrollo potencial de infección, muerte del tejido (gangrena) y la necesidad de amputación de los dedos del pie, el pie o la pierna.

Control de la Diabetes

Con el fin de ayudar a prevenir estos resultados catastróficos, que tendrá que gestionar con eficacia su diabetes en un número de diferentes niveles. En primer lugar, usted tendrá que controlar el síntoma principal de su enfermedad, el exceso de azúcar en la sangre. Esto requerirá la adhesión a una dieta adecuada la diabetes, así como el monitoreo constante de su azúcar en la sangre y el uso adecuado de la insulina. Además, usted tendrá que mantener físicamente activo y mantener un horario regular de visitas con su médico. Si usted fuma, deje de hacerlo. Fumar disminuye aún más el flujo de la sangre y puede aumentar significativamente sus posibilidades de amputación como su enfermedad progresa.

El desarrollo de una rutina de cuidado de los pies

Usted también tendrá que desarrollar y se adhieren a una estricta rutina de cuidado diario de los pies. Comience por lavar los pies diariamente con agua tibia y secar a fondo tanto en sus superficies principales y entre los dedos. Para facilitar el secado de los dedos del pie, usar maicena o talco. Además, mantener los pies suave y resistente a las grietas mediante el uso de una loción o crema hidratante en sus partes superiores e inferiores. Pregúntele a su médico acerca de los mejores productos para estos fines.

Junto con la limpieza diaria, establecer una rutina diaria para el examen de los pies para los cambios físicos. Comience por la inspección visual de las superficies de los pies para detectar anormalidades. Si es necesario, ayudar a su examen con un espejo para revisar las áreas que son difíciles de ver. Puesto que usted no puede ser capaz de sentir los dedos del pie o los pies, reforzar su exploración visual sintiendo los cambios con los dedos. También puede utilizar los dedos o un pañuelo de papel para medir cualquier cambio en su cantidad de la sensación interna del pie. Usted también tendrá que recortar las uñas de los pies regularmente para reducir las posibilidades de lesión.

Para reducir aún más las posibilidades de lesiones, hacer un hábito de usar calcetines y zapatos si estás dentro o fuera. Asegúrese de que sus zapatos le queden bien, y mantener sus calcetines limpios y secos. Evite los calcetines de nylon, calcetines con nervaduras o restrictiva.